sábado, 29 de junio de 2013

EL HIDROAVIÓN GIGANTE QUE NUNCA LLEGÓ A CANARIAS

         EL FRACASADO PROYECTO DEL Blohm und Voss Bv 222 COMERCIAL


     Secundino E. Darias García, historiador experto en Aviación, Santa Cruz de Tenerife.
      (Extracto del artículo “Gigantes alemanes sobre Canarias” publicado en Diario de Avisos el  22 de abril de 2011).

       En los años inmediatamente anteriores al estallido de la Segunda Guerra Mundial, la aviación comercial alemana buscó un diseño de avión que pudiese sustituir a los zeppelines en su línea trasatlántica. La principal propuesta fue el Blohm und Voss Bv 222.

 La medida de suprimir el servicio con dirigibles, tras la destrucción del Hindenburg en 1937, provocó que se replanteasen líneas comerciales con un modelo alternativo para el transporte de pasajeros. De esta manera, se estudió la viabilidad de utilizar grandes hidroaviones, siguiendo el ejemplo ya planteado por británicos, franceses y estadounidenses para sus rutas trasatlánticas, y retomando el precedente del Do X de años atrás. El nivel tecnológico de la industria alemana podía permitir ahora la producción de un modelo más fiable y Lufthansa encargó un aparato para transportar 24 pasajeros con todas las comodidades. La firma Blohm und Voss se propuso el desarrollo del hidrocanoa Bv 222.  Éste medía 37 m de largo, 46 de envergadura y 11 de alto; disponía de seis motores, con 1.000 caballos de potencia cada uno. Se había previsto además que el hidro hiciera escalas regulares en Canarias, como las que ya efectuaban los otros aviones alemanes exclusivamente postales, pero ahora el Blohm und Voss Bv 222 también transportaría pasajeros. Desafortunadamente, el prototipo se puso en vuelo en septiembre de 1940, es decir, un año después del estallido de la guerra mundial, y, meses más tarde, fue transformado en transporte militar, convirtiéndose en la aeronave operativa más grande usada en el transcurso de ese conflicto. El hidro quedó así sin uso para la línea de Lufthansa y nunca llegó a realizar vuelos a Canarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario